Según un estudio de la Universidad Estatal de San Francisco, la clave de la felicidad no es tener demasiados bienes, cosas materiales o poder comprar todo lo que se desee, sino que somos la suma de un total de recuerdos y vivencias personales. Atreverse a vivir nuevas experiencias siempre es estimulante, el más claro ejemplo